Migraciones


ISCOD, como organización vinculada al movimiento sindical, asume la visión de la inmigración como un factor de desarrollo tanto para países emisores como para países receptores de inmigrantes. Desde el punto de vista de nuestra organización, creemos que los países receptores deben ser capaces de establecer normas justas y transparentes para regularizar la entrada de inmigrantes que vayan acompañadas de medidas que faciliten su integración y garanticen sus derechos.

De esta manera, el co-desarrollo se convierte en una forma de hacer cooperación y desarrollo en igualdad de condiciones, considerando el beneficio mutuo y el interés compartido por parte de los países desarrollados y los países en desarrollo en torno a la migración internacional.

Para que la migración contribuya la desarrollo de los países, tanto los receptores como los emisores de emigrantes, es necesario desarrollar políticas coordinadas en ambos lados, así como dotar de espacios de participación a sus protagonistas.

Estas medidas han de ir dirigidas a:

  • Asegurar los derechos y libertades fundamentales de los inmigrantes, promoviendo convenios bilaterales entre los países que aseguren la participación de todos los interlocutores sociales en el tema de inmigración, así como promover la ratificación y cumplimiento por parte de todos los países de las normas internacionales del trabajo
  • Luchar contra el tráfico de personas que realizan las mafias internacionales y que favorecen la emigración ilegal
  • La creación de medidas en los países de origen que contribuyan a capitalizar las remesas de emigrantes y la inversión productiva de los ahorros de los inmigrantes, de forma que se favorezca el desarrollo económico y social del país; por ejemplo, se propone la disminución del coste de ls transferencias internacionales de remesas, su canalización a través de entidades financieras formales o la creación de instrumentos financieros atractivos que permitan y promuevan la inversión en iniciativas de desarrollo por parte de los migrantes dentro de sus comunidades de origen.
  • Suministro de información veraz a las poblaciones de los países de procedencia. Esta información ha de cubrir tanto las normas y leyes que regulan la emigración en los países de destino, como los derechos y deberes en ellos, así como las formas de vida y costumbres a las que van a tener que enfrentarse.
  • Apoyar y reforzar las iniciativas del movimiento asociativo de inmigrantes y crear redes para conservar el contacto con las comunidades de emigrantes en el extranjero a efectos de crear oportunidades de comercio exterior, así como crear otros vínculos y redes de apoyo económico, político y cultural